viernes, 26 de febrero de 2010

Va de vídeos

Este blog intenta ser, en la medida de lo posible, orientado de alguna forma a la ingeniería desde mi punto de vista, pero siempre me puedo permitir excepciones. Y esta es una de ellas.


Un personaje de este calibre no podía pasar desapercibido. Y es que ya sorprende que lo primero que salga al escribir su nombre en Google sea esta foto.




Su madre decidió llamarlo Mario, pero él no estaba contento con ello, así que ahora se le conoce con el nombre de John Cobra, el amo de Valencia.

Lo descubrí hace tiempo. Es un chico que se preocupa por los demás, y en ese afán de proteger a la gente, decidió crear lo que el llama "Valecalle". Son unas clases, perfectamente grabadas y colgadas en el yutú en las cuales se explican técnicas, golpes, ataques, y un perfecto surtido creado sólo por este muchacho. Aquí tenéis un pequeño ejemplo.

http://www.youtube.com/watch?v=zpogmUOdS4o&feature=channel

http://www.youtube.com/watch?v=hosUncwbFSY&feature=related

John Cobra siempre ha defendido Valencia con uñas y dientes con frases como: "Valencia es mía, el que toque Valencia me toca a mí" (mientras se golpea furiosamente la cara. Os dejo como ejercicio encontrar el vídeo...).

Pero como a toda gran figura, como a todo gran jefe de las calles, le salió un enemigo. Y aquí comenzó una guerra de vídeos por la red, que todavía hoy dura. Por suerte disponemos de un recopilatorio de todos estos vídeos, una explicación sobre esta guerra en este vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=7TTmFNOOaVs

De repente un día, cuando John Cobra ya no significaba nada para mí, y mientras mi madre veía con mucho afán el programa para elegir a nuestro representante de Eurovisión, lo ví. Estaba allí, en Televisión Española, con la Igartiburu, y decía que cantaba RAP!! Esto era lo último. El espectáculo que dio, mientras cantaba (eso era cantar?), horrible. El espectáculo que ofreció al finalizar la canción, digno de ver. La igartiburu le toca la cara con una rabia dentro que le llega a forzar un poco más y saca un alien de dentro.

http://www.youtube.com/watch?v=630iGvk6k6g

Realmente, creo que es una de las personas con más historial que hay actualmente en Youtube. Incluso pasó por el diario de Patricia.

Hoy va por ti, Cobra.

domingo, 7 de febrero de 2010

Propongo un reto

El otro día, no me preguntéis cómo, se me ocurrió un reto. Algo así como los ejercicios que les ponen a los alumnos de ingeniería en América (les ponen una pila, un cabe y un motor y dependiendo del tiempo que tarden en hacerlo funcionar más o menos nota)(esto es un ejemplo tonto).


Enunciado:

Cómo harías un círculo perfecto de radio X (siendo X un valor impuesto por enunciado, no demasiado grande, para que quepa en una hoja), si sólo tuvieras un lápiz, una hoja (donde dibujar el círculo) y os dejaran en una cocina (no estamos en una cocina futurista ni nada por el estilo... una cocina estándar, la de tu casa).


Recomiendo que antes de seguir leyendo penséis algo, cualquier tontería, a ver si coincide con mi solución (no tiene por qué ser la mejor ni la única). Pensad que todo vale, podríais decir, coger un vaso y repasarlo, pero quizás no tiene el radio que impone el problema, y... cómo sabemos cuánto mide el vaso sin una regla? Porque en la cocina no hay reglas, ni metros....


Solución:

Por enunciado nos imponen 2 cosas: hacer un círculo, y que tenga un radio determinado.

El hecho de hacer un círculo es relativamente sencillo. Sólo tenemos que buscar una figura redonda, o en su defecto, algo que dé vueltas. Yo propongo 2 soluciones: usar el reloj de pared (solución clásica), o usar el microondas (solución McGuiver).
Si usamos el reloj de pared, es sencillo hacer el cículo, hacemos un corte en la hoja para que "entre" bajo las agujas del reloj, apoyamos el lápiz en una aguja y damos la vuelta. Sencillo.
Si usamos el microondas porque no tenemos reloj de pared, la cosa se complica 1 poco. Yo propongo abrir el microondas, desconectar el magnetrón (el que genera las ondas) (hay una entrada anterior que habla sobre este tema) de manera que podamos hacerlo funcionar sin correr peligro. Para qué? Porque el plato gira. Pues nada apoyamos la hoja en el plato, y ponemos el lápiz a la distancia deseada.

Lo que me costó más pensar, fue cómo imponer la medida del radio. Al final, encontré esta solución. Como se supone que todo el mundo conoce su altura, podemos recortar un trozo de papel de plata igual de alto que uno mismo. A partir de la medida de la altura, dividiendo el papel poco a poco, con un par de divisiones, podemos llegar a conseguir un trozo de aproximadamente la medida que nos pide el problema.

Ya conocéis mi solución...

Puedo conocer la vuestra?

miércoles, 3 de febrero de 2010

La ventana por la manzana


























Antes no entendía por qué la gente sobrevaloraba tanto a Mac como sistema operativo. Yo creía que Windows era el claro vencedor de esta geurra de gigantes, en la que el pequeño Linux siempre quedaba por detras de los anteriores.

Tras leer varias críticas, e informarme del tema, parece ser que la gente que utiliza Windows y se pasa a Mac, nunca quieren volver.

Y es que antes de tomar mi decisión crucial de comprarme un portátil o un MacBook, vi que podíamos encontrar diferencias separadas en 3 grandes grupos:

- Hardware: si miramos un poco la oferta actual del mercado, y comparamos las "entrañas" de un ordenador portátil convencional con las de un macbook (el normal, no me meteré en macbooks pro ni en air) vemos que las de la compañía de la manzana ofrecen menos prestaciones, o están más limitados, y en cuanto quieres un poquito más (aumentar la Ram, el disco duro...) los precios se elevan considerablemente. Pero en cambio si cogemos dos ordenadores con los mismos componentes internos, y los comparamos, vemos que el Macbook claramente vence al convencional, ya que optimiza mucho más lo que tiene. No dejan de ser iguales, pero simplemente uno sabe jugar mejor sus cartas.

- Sistema Operativo: Mac Os X se ha impuesto como mejor sistema operativo actual. Y con razón. Todo es mucho más visual, más directo (si quieres sacar un pen lo arrastras a la papelera y lo quitas), todo está siempre a tu alcance, no tienes que andar entrando en carpetas sin saber dónde pusiste qué, y sobretodo, es mucho más intuitivo. El cambio quizás cueste un poco y es lo que asusta a la gente, pero sin duda, es un cambio a mejor.

- Precio: todo el mundo sabe que si te compras un mac, estás pagando diseño. Pero es un diseño que personalmente me gusta, porque lo que estás pagando es sencillez, y eso es lo que realmente los hace tan bonitos. Lógicamente, se pagan muchas otras cosas, como por ejemplo una tontería es que el cable adaptador a la corriente es un simple imán, un invento interesante sobretodo cuando estás en la biblioteca y pasa el listo de turno mirando a la rubia de la mesa de al lado y se tropieza con tu cable. Al se un imán, se despega del ordenador, y ni cable ni pc se enteran de nada.


Tras mi claro machaque a la compañía de las ventanas, creo que se puede intuir mi elección final. Así que esto es todo, desde mi nuevo aparato!


PD: Apple me ha pagado por esta entrada, que lo sepáis.